¿Qué es Insolvencia?

La insolvencia es la incapacidad de atender las obligaciones pecuniarias es decir, no puedes atender tus deudas de manera temporal o de manera permanente. Dicha situación se ocasiona por la disminución parcial o total de los ingresos periódicos, que en estos casos sería la llamada iliquidez.

Iliquidez

Imaginemos que tienes un carro que vale 6.000 dólares, pero tienes que pagar una cuota de tu tarjeta de crédito de 300 dólares, en este momento no tienes dinero porque te has gastado todo el dinero de tu salario en un fin de semana de juerga, sin embargo, esperas que próximamente te van a pagar o en el peor de los casos podrás vender tu amado automóvil para pagar tus cuotas, estás en una situación de iliquidez, pero no de insolvencia.

Sigamos con el ejemplo, al día siguiente llegas a tu trabajo y tu jefe te espera con una carta de despido; ya no vas a recibir tu tan ansiado sueldo, podría decirse que aunque no tengas empleo, todavía cuentas con tu auto que tendrá que irse para poder pagar tus deudas en tarjeta de crédito que suman 1000 dólares, sigues en iliquidez pero todavía no en insolvencia.

¿Cuándo estoy en Insolvencia?

Ahora bien, no pagaste algunas multas e infracciones de tránsito y al siguiente día ves como una grúa se lleva tu vehículo embargado, ahora no tienes como vender tu vehículo, debes tarjetas de crédito, multas, el servicio de grúa y el parqueadero y no tienes un solo centavo en el bolsillo, ahora si estás en situación de insolvencia porque ya no puedes pagar tus deudas de manera temporal o inclusive permanente si tus deudas superan el valor de tus bienes.

Este era un caso hipotético, sin embargo se presenta día a día con casos en los cuales las deudas se salen de control y nuestros ingresos no son suficientes para cumplirlas, para solucionar dicha situación hay muchas alternativas que pueden servirte, como la reestructuración de deudas, planes de manejo de deudas, consolidación de créditos, liquidación de deudas y los procesos de insolvencia de persona natural no comerciante o insolvencia empresarial.

El secreto es buscar la asesoría experta de un consejero en finanzas personales e insolvencia que te ayude a encontrar la solución que más se ajuste a tus necesidades y posibilidades; deberá realizar un adecuado estudio de tu perfil financiero y además aconsejarte en la elaboración de un presupuesto que te permita superar esta situación y lograr que retomes el control de tus finanzas.

Si tienes dudas puedes dejarlas en la sección de comentarios, escribirnos o contactarnos de forma telefónica y con gusto atenderemos las inquietudes que tengas.