Concepto 2015070679-001 del 30 de julio de 2015. Superfinanciera

Síntesis: En tratándose de créditos de vivienda, el capital prestado para vivienda se debe ajustar única y exclusivamente de acuerdo con la inflación. Conforme a ello la UVR refleja exclusivamente el crecimiento de la inflación, pues ésta es medida de acuerdo con la variación del índice de precios al consumidor, IPC. Para los intereses, entendidos como el costo por la utilización del capital, la tasa remuneratoria es la tasa real, esto es, la nominal descontada la inflación, dado que este último concepto ya fue incluido en el cálculo de la UVR en los créditos denominados en esta unidad.

«(…) oficio mediante el cual solicita se le certifique “si la corrección monetaria debe ser tenida en cuenta para la determinación de la tasa de interés efectiva del crédito en cada periodo y por tanto si es a partir de dicha tasa efectiva, se debe verificar el cumplimiento de los límites máximos para el cobro de interés en Colombia.”

Sobre el particular le informo que esta Superintendencia, conforme lo dispone el artículo 121 de la Constitución Política, sólo puede adelantar las funciones por ley asignadas, dentro de las cuales no se encuentra la certificar el asunto requerido por su despacho.

Sin embargo, atendiendo las funciones asignadas frente al deber de atender las consultas o demás peticiones que se presenten, se procederá a efectuar algunas precisiones, en el siguiente sentido:

Conceptualmente una cosa es el capital prestado o saldo de la obligación y otra distinta el costo que se paga por su utilización, el cual es determinado por las tasas de interés.

El primero es susceptible de ser actualizado únicamente conforme a la corrección monetaria, entendida ésta como el ajuste que se hace a un capital por efecto de la inflación. La suma que se cobra por este concepto no representa una ganancia sobre el capital o un pago por su utilización sino el reconocimiento de la desvalorización monetaria. En tal medida, la corrección monetaria no corresponde al concepto de interés., por lo cual no puede ser tenida en cuenta dentro de su cálculo.

En tratándose de créditos de vivienda, el capital prestado para vivienda se debe ajustar única y exclusivamente de acuerdo con la inflación. Conforme a ello la UVR refleja exclusivamente el crecimiento de la inflación, pues ésta es medida de acuerdo con la variación del índice de precios al consumidor, IPC.

Para los intereses, entendidos como el costo por la utilización del capital, la tasa remuneratoria es la tasa real, esto es, la nominal descontada la inflación, dado que este último concepto ya fue incluido en el cálculo de la UVR en los créditos denominados en esta unidad.

En esa medida  es legalmente válido cobrar simultáneamente corrección monetaria e interés remuneratorio. Así, los intereses serán calculados sobre los saldos insolutos de capital debidamente actualizados.

En efecto, debe recordarse que la Corte Constitucional en la Sentencia C 955 de 2000 señaló que“a juicio de esta Corte, puede el legislador, sin violar la Carta Política, en una ley marco que regule el sistema de financiación de vivienda, contemplar una unidad de cuenta que refleje en las cantidades adeudadas el comportamiento del proceso inflacionario. Al hacerlo, define unas reglas de las cuales parten los contratantes en su relación jurídica y facilita que, por las características y el objeto de los créditos, se expresen los saldos todavía no pagados en términos reales para que sobre ellos, ya actualizados, se calcule el interés. Así, el capital prestado conserva su poder adquisitivo y la entidad prestamista no resulta castigada por el aumento de la inflación, medido con base en el índice de precios al consumidor. Ello es legítimo y, por tanto, la sola consagración de una norma que permita cuantificar el impacto de la depreciación monetaria no vulnera precepto alguno de la Constitución.”

(…).»